Actualidad Sevilla Fútbol Club

martes, 3 de febrero de 2009

Repartiendo las culpas. Vamos a contar verdades.

Vaivenes. Esto es lo que hay. Hoy juego bien, mañana no me da la gana.
Tiro la Liga, voy a por la Copa, pero igual mañana tiro la Copa y voy a por la Liga.
He de reconocer que el Sevilla este año me está matando. Mira que vamos mejor que el año pasado, que, sinceramente, pienso que a poco que hagamos nos vamos a garantizar un puesto entre los 4 primeros, que es ese, y no otro, nuestro objetivo para esta temporada.
Que ganar la Copa del Rey otra vez sería maravilloso, pero que lo que deja dinero en el Club, lo que te permite fichar y hacer caja, desafortunadamente, no son los títulos, o, al menos, no estos.
Lo del Sevilla en Gijón clama al cielo. Igual que clamó al cielo contra el Numancia, el Racing o el Osasuna. Patética imagen del equipo, y me da igual mil veces que se pongan de manifiesto las oportunidades que paró Lafuente, o que se tuvo al Sporting acorralado 65 minutos. Al final, la misma cosa que contra los equipos arriba nombrados: cero cartón del ocho, rien de rien, niente di niente, zero points.....
Los más viscerales miran siempre para el banquillo: Manolo Jiménez es lo peor que le ha pasado al Sevilla, que si es un incapaz, que si no sabe de esto, que si no entrena lo otro, bla bla bla.... Es la postura fácil ¿verdad? Pues yo digo que hay que estar muy ciego, saber muy poquito de fútbol o no tener ni puñetera idea de lo que se cuece en la planta noble del Club para culpar de todo a Manolo Jiménez.
En mi opinión, Manolo Jiménez nunca va a saber hacer el fútbol de ataque de Juande, nunca va a motivar como Joaquín Caparrós y, posiblemente, nunca ganará un título con el Sevilla Fútbol Club (en esto último, ojalá me equivoque). Sin embargo, Manolo Jiménez es ordenado tácticamente, partidario de un fútbol muy a lo Benítez, que le ha hecho ser en el tiempo que lleva de entrenador del Sevilla el que más partidos se ha llevado sin perder, el que ha conseguido más puntos en una vuelta (y eso en dos vueltas consecutivas), el que ha conseguido mantener la racha de imbatibilidad de nuestros porteros por más tiempo, etc.... Vamos, un porrón de records que si, en lugar de llamarse Manolo Jiménez se llamase Michael Laudrup, Marcelino, Valverde, o cualquiera de los que la afición y la prensa llevan aventando como futuribles para el Sevilla Fútbol Club desde hace año y pico, seguro que tendrían calladita a la parte de la grada y de la calle que no traga a nuestro Wenger del Arahal. Y no todo son flores, que es verdad que Manolo Jiménez es limitado a la hora de rotar, no lee bien los partidos a poco que el rival le cambie los esquemas de juego, no sabe realizar los cambios en el momento oportuno, etc... Pero con todo y con eso, sus números son absolutamente incontestables.
Ahora, vamos a hacer un análisis más profundo ¿vale? ¿Toda la culpa del juego ramplón y descorazonador del Sevilla Fútbol Club es de Manolo Jiménez? ¿Acaso el mister no pone a todo lo que tiene en el banquillo? ¿No está jugando ya Renato de mediocentro, sin cumplir? ¿No pone a lo mejorcito que tiene en cada partido? No, no penséis que lo que voy a contar ahora va por el camino de las lesiones, que también podríamos pararnos ahí un ratito, no. Yo voy a apuntar más arriba y a contar cositas que, igual, la gente no sabe. Para que la próxima vez que tengan que soltar una carajotez o pegar un silbido, miren, tal vez, para otro sitio, y no sólo para el banquillo más pegado al Gol Sur del Ramón Sánchez Pizjuán.
Vamos a hacer un análisis de un par de cositas respecto a lo que viene siendo nuestro Sevilla Fútbol Club estos dos últimos años.

Empecemos por el marrón que tiene que suponer para un Club una tensión absoluta entre el que era su entrenador, Juande Ramos, y su Director Deportivo, Monchi. Porque aunque la gente piense que el pique de Juande empieza con José María del Nido, su raíz va en la relación con Monchi. Juande, al final de la temporada 2006/2007, posiblemente la más exitosa de la Historia del Sevilla Fútbol Club, le pide a Del Nido más dinero, pero, sobre todo, convertirse en Manager General del Sevilla, eliminando la figura de Monchi, que ya había sido tentado un año antes a irse al Almería, y que estaba siendo fuertemente tentado por los candidatos a la presidencia del Real Madrid (entre otros equipos). Del Nido, se cierra en banda, y se abre una guerra total entre Monchi y Juande. A esto, se une el fichaje de Victor Orta por el equipo nervionense, como segundo de Monchi. Resalto esto porque va a tener un peso grande en una serie de decisiones.
Ahora recordemos los fichajes del Sevilla para la temporada 2007/2008:
- Tom de Mul 4 millones de €
- Seydou Keita 5 millones de €
- Aquivaldo Mosquera 8 millones de €
- Koné 13 millones de €
- Boulahrouz 700.000 €
- Morgan de Sanctis Libre

De estos fichajes, ninguno fue consensuado con Juande Ramos, que ya venía mosca por el tema Chevantón el año anterior, y porque le hubiesen traído a Kerzhakov en lugar de a Arshavin. Además, de estos fichajes, Mosquera y De Mul fueron recomendación expresa de Victor Orta. Indudablemente, el responsable último, es Monchi, es el que da el sí definitivo, pero Monchi no puede ver a todos los futbolistas del mundo, y tiene que confiar en sus asesores. A esto, se une no fichar a nadie tras la trágica muerte de Antonio Puerta, habiéndo dejado a David Castedo (lógico, ya que se contaba con Puerta y Drago como los lateralez izquierdos del Sevilla) salir al Levante. Por otro lado, está el affaire Daniel Alves, un brasileño que se quiere ir, falta al respeto de la peor forma que se puede faltar a toda una plantilla y, teniendo a un lateral suplente, que venía con marchamo de titular de la selección alemana, como Andreas Hinkel, y de contrastada calidad, antes de llegar aquí, se le sigue denostando. Porque, señores, los fallos en la planificación deportiva no vienen de esta temporada 2007/2008, sino que el año anterior ya se habían sentado buenas bases (os recuerdo el caso Saviola, Chevantón fichado y Juande despotricando de él, etc...) para lo que vendría luego. Además ¿para qué traes a De Mul teniendo a Alfaro que ya había debutado en Primera División con excelentes sensaciones y que ha sido el único hombre que ha dado la sensación de que podía quitarle el puesto a Jesús Navas? El cúmulo de despropósitos, el fallecimiento de Antonio, la marcha del Judas (que no se va antes precisamente por lo de nuestra zurda de diamante) y el evidente fallo en la planificación deportiva (¿por qué traes a Koné como sustituro de Kanouté cuando Koné juega en el PSV como extremo o mediapunta por la izquierda? ¿estás comprando un extremo a precio de delantero caro?), hacen que el Sevilla no consiga lo que tiene presupuestado para dicha temporada, aun tras la remontada espectacular del equipo tras la marcha del Judas.
Temporada 2008/2009, la diáspora. Con un Sevilla que no se ha clasificado para Champions League (para que sigamos pensando en la Copa del Rey este año...) ya no somos tan golosos para los futbolistas como el año anterior, y muchos jugadores de la primera plantilla van a salir. De hecho, la única forma de mantener la bonanza económica y hacer una serie de inversiones que nos lleven a lograr la clasificación para Champions es vender. Hay fubolistas que quieren salir, caso Poulsen, otros que vinieron sólo para un año (y eso estaba así estipulado), caso Keita, y otros que tenían la promesa de que, si el Sevilla no iba a liga de campeones, serían traspasados, caso Alves.
Se presentaban varios problemas, además. El primero era la renovación de Manolo Jiménez. Os puedo decir que José María del Nido tenía a Marcelino convencido de venir al Sevilla Fútbol Club y que, el hecho de mantener a Jiménez, fue una imposición de Monchi para continuar en el Club. El Presidente, confiando plenamente en el de San Fernando, optó por mantener a Jiménez en el cargo, pese a que una amplia parte del Consejo de Administración estaba totalmente en desacuerdo con la decisión.
El otro problema extradeportivo era mantener la ilusión; en un año de crisis, de escasez económica, en el que no se iba a ir a Champions, en el que 3 futbolistas de peso habían dejado el equipo y en el que había un entrenador que tenía (tiene) al sevillismo dividido, había que ilusionar. Se invirtió en una agresiva campaña de marketing y se instó a la secretaría técnica a minimizar los errores a la hora de las incorporaciones.
El principal problema deportivo iba a ser la creación de juego; el Sevilla llevaba 3 años siendo Alvesdependiente, y este año, sus mediocentros, iban a tener que hacer algo que no ha hecho un mediocentro en el Sevilla en los últimos años: fabricar fútbol. Pero a esto se unía que se habían ido los que, probablemente, hayan sido los mejores centrocampistas que ha tenido el Sevilla en los últimos años, aunque, al César lo que es del César: si bien el año de Keita había sido espectacular, el de Poulsen había sido absolutamente desastroso. Maresca había sido denostado por Juande en su último año, y Renato por Jiménez, que lo había usado, únicamente y con buen resultado, como mediapunta.
La dirección deportiva habia fijado su punto de mira en Emaná, al que se descartó por ser demasiado juerguista y algo problemático en Francia. Las miras tornaron a Romaric entonces, que ha demostrado ser tanto o más juerguista que Diego Tristán, por ejemplo.
Veamos los fichajes de este año:
- Romaric 8 millones de €
- Lautaro Acosta 7 millones de €
- Abdoulay Konkó 9 millones de €
- Fernando Navarro 4 millones de €
- Squillaci 7 millones de €
- Duscher 2 millones de €
Se vende además a Martí, por problemas deportivos con Jiménez. Vuelvo a resaltar una cosa: los fichajes de Acosta, Konkó y Romaric están directamente recomendados por Víctor Orta.
Evidentemente, pese a los resultados de la primera vuelta, la planificación, sigue siendo, cuanto menos, mediocre. ¿Quién crea fútbol en el Sevilla Fútbol Club? ¿Por qué se ficha a jugadores lesionados que no pueden dar un rendimiento inmediato, como necesita la plantilla? ¿Qué sentido tiene fichar a jugadores a precio desorbitado y que además son una incógnita en cuanto a su adaptación, cuando tenemos canteranos que juegan en la misma posición (lease Álfaro una vez más) plenamente adaptados a la Liga Española y dando un rendimiento excelente? ¿Por qué se ficha a Romaric para crear y él mismo se define como un mediocentro defensivo?¿Por qué se le ficha sabiendo perfectamente que es un futbolista que, por su tipo de fútbol, tiene difícil adaptarse al modo de jugar en España, más rápido y vertical? ¿Quién es el referente en el campo, el que mueve al equipo?
A todo esto se une la lesión de Koné. Sabiendo que Kanouté no puede jugar 2 partidos a la semana y que Chevantón se rompe con tanta facilidad como una pompa de jabón ¿Cómo no se trae a otro delantero, aunque sea cedido? Remarco que Louis Saha estaba prácticamente hecho, y Monchi lo echó para atrás porque Jiménez quería a Ricardo Oliveira, cosa a la que Del Nido se negó taxativamente.
Una más para la planificación: ¿Sabéis que TODOS los fichajes del Betis, salvo Marco Aurelio, provienen de descartes de la planificación sevillista? ¿Casualidad?¿Cómo pasa Momparlet de no tener criterio futbolístico a conocer de primera mano las listas de potenciales jugadores seguidos por el Sevilla? Esto último es aun más extraño, teniendo en cuenta que parece que los fichajes son peticiones expresas de Chaparro, que ha estado vinculado al Sevilla Fútbol Club en sus escalafones inferiores bastantes años.
Dejando ahora de lado la planificación deportiva ¿qué pasa con los servicios médicos del Sevilla? ¿Por qué no dan explicaciones a las misteriosas lesiones de Chevantón, Acosta o Fazio, que iban a ser cuestión de semanas y lo han sido de muchos meses? ¿Qué pasa con Konko?
También tenemos a los preparadores físicos ¿Por qué este año parece que todos los jugadores están agotados, que no tienen fuelle al final de muchos partidos?

Esto para que el próximo día, cuando estemos haciendo un mal partido, miréis para el banquillo, para el que siempre se lleva los palos. Igual, si hacemos un análisis más detenido, vemos que, el más sevillista de todos, es el mono de goma. Como ya he dicho varias veces, no lo llaméis Manolo Jiménez, llamadlo Islero.


3 comentarios:

rojoyblanco dijo...

Magnífica exposición. Muy clarificadora. No sé quién serás, pero la información que expones, o será el como la expones, no sé, me lleva a pensar que lo que dices es muy cierto. En todo caso, aunque sólo sea opinión y no información, estoy totalmente de acuerdo en ello. Jiménez no es santo de mi devoción, nunca lo fué. Pero no es menos cierto que está cargando con más de lo que le pertenece.
Ahora bien, te planteo algo ¿tú crees que un entrenador hecho, con criterio propio, LIBRE, sin ningún tipo de ataduras, sin favores que devolver, cargaría voluntariamente con todo lo que le cae? ¿por qué no habla claramente de las carencias de la plantilla? ¿por qué no se planta y expone claramente cuáles son sus peticiones y deseos?
Yo creo que ésto es precisamente lo que a muchos sevillistas más nos escama de Jiménez; él nunca se va a levantar contra los que le mantienen ahí, nunca va a exigir un esfuerzo al Consejo, ... y una cosa es exigir el cargo de Manager General y otra tragar con lo primero que te den. Sobre todo si después te van a exigir como si te hubiesen dado lo que le dieron a aquél.
Saludos, y viva el Sevilla F.c.

Islero dijo...

Esas cifras que pones son calderilla. Mira el mercado y mira los precios de los cracks. Luego mira lo que se han gastado algunos clubes "grandes" y no tan "grandes" de España en determinados bluffs. Luego mira donde tiene el equipo Jose María Del Nido, Monchi, Jiménez...Cada vez os están tapando la boca a mas "críticos" impenitentes...
Jimenez, contarto vitalicio YA.
Y vosotros, a tragar.

balonreondo.- Fran y ... dijo...

Sufrimos una traición del entrenador, que era cazado por periodistas dados a generar suspenses y morbos con las noticias poco contrastadas, para vender y para atacar al Sevilla FC.
Nos dejó al equipo en el puesto 16.
Es bueno uno de la casa, y que no se preste a comentar discudiones norales, que en manos de esos atacantes del Club, serían dardos venenosos.
No tenemos bastante con las injusticias que vemos en esta liga española, como para buscar mas circo, aun a costa de hacernos daños gratuitos a nostros mismos, como ya hacen con Manolo Jiménez.
Digo como el anterior.
Manolo Jiménez contrato vitalicio Ya.
Por el bien del Club.
En contra de los buitres carroñeros, mdrileñistas.
Salud
Fran